El Noble Rey Don Alfonso VIII el de las Navas, tras la Batalla, y en mismo Campo de Batalla, mando construir en la hoy día localidad de Santa Elena, una Iglesia-Ermita. Y junto a ella, una Ermita de rezo exterior; donde se aloja la Cruz del Peregrino de las Navas. La iglesia  será nombrada como Santa Cruz; y la de rezo exterior como La Misericordia, presidiendo el Panteón de los Héroes de las Navas, y conocido como Jardín de la Reconquista.