Manteniendo las tradiciones centenarias

El pasado Sábado Santo (Sábado de Gloria), y dando continuidad así a una tradición cuasi milenaria, un Caballero de la Orden procedió a dejar la impronta del pomo de su espada, sobre la base de la Cruz del Peregrino; tal y como hacían los Caballeros precedentes cuando peregrinaban por estos lares.
Un acto de reflexión personal. Enhorabuena Caballero.