Colaboración en la protección del patrimonio cultural local

La Orden ha contribuido a proteger el patrimonio local.  En este caso, una antigua cántara de aceite usada como lienzo, para dejar plasmada una reproducción de la iglesia de la Santa Cruz mandada construir por el rey Alfonso VIII.











Concretamente, está representada la reforma de primeros del siglo XIX donde la Iglesia queda tal y como está en la actualidad, bajo la advocación de Santa Elena; dejando una capilla a la Santa Cruz en recuerdo de la antigua.
En la pintura se observa tanto el torreón de la antigua iglesia, como la torre de espadaña actual; además de la primera casa esquinada, como nueva población del Rey Carlos III. Así como el puente de donde toma el antiguo nombre la calle el puente.
Dicha tinaja se encuentra en el Mesón de Despeñaperros.
La Orden está así cumpliendo con una de sus misiones, "proteger el patrimonio".