Obsequio de las Franciscanas del Pozo Santo de Sevilla a la Orden

Las religiosas Franciscanas del Pozo Santo de Sevilla, y de la mano de la Madre mayor, han obsequiado a esta Orden con un purificador  para cubrir las Santas Reliquias del Lignun Crucis y Santa Elena.
Una forma de agradecer los trabajos que se están realizando, para revocar parte del zócalo de la fachada el cual estaba en mal estado.
Recordamos que estos trabajos se están realizando, junto con la Soberana Orden de San Carlos.
El purificador es un objeto realizado artesanalmente por las religiosas; lo que le da un mayor valor simbólico: