Restauración historia, del patrimonio histórico y artístico de Vilches

Tras la Batalla de las Navas de Tolosa, las tropas de realengo (coalición formada por Caballeros procedentes de distintos lugares de Europa) denominados por el  Rey Don Alfonso VIII como Fronteros, se quedaron junto a las Ordenes de frailes religioso/militar de Santiago, Calatrava, Temple y Hospital en las Navas del Muradal, y en las Plazas Militares de Vilches y Baños de la Encina, arropando estratégicamente a las Navas del Muradal y los castillos vigías del Ferral y Tolosa.                       
La Plaza Militar de Baños de la Encina, se perdió a los dos meses de la Batalla de las Navas; quedando otra vez en poder de los musulmanes. La Plaza Militar de Vilches quedará como Capitanía (Capitán es quien dirige), teniendo bajo su control de mando la frontera con el islam.
Una vez muerto el noble Rey Don Alfonso VIII dos años después de la Batalla de las Navas, toma el mando el Santo Rey Don Fernando el llamado III. Dice así el documento/diploma del año 1225 de la Cancillería Real, donde afirma que el Rey Fernando reinaba desde Santander (Costa de Castilla) a Vilches.                       
Las Ordenes de frailes/guerreros situaron sus encomiendas junto al Castillo de Vilches para estar cerca del control de mando. Concretamente fueron construidas junto al acceso al Castillo de Vilches, lugar por donde entraban y salían corriendo las caballerizas de los Caballeros; quedando hoy en día una calle en recuerdo a esa vía de acceso al citado castillo, con el nombre de "Corredera".
Dicha información histórica, está reflejada en el libro titulado Tras las huellas de la Batalla de las Navas de Tolosa "La Batalla" tomo II. Libro editado por la Orden de Caballeros y Ballesteros de la Santa Cruz del Rey Fernando III, y presentado el pasado día 15 de julio dentro del marco de los actos de conmemoración de la Batalla de las Navas. A raíz de la publicación del libro, se han comenzado trabajos de restauración de los inmuebles históricos citados; por lo que nos sentimos congratulados por la iniciativa de la restauración y mantenimiento del patrimonio histórico y artístico. Estos trabajos de restauración, están sacando a la luz labras simbólicas, donde la geometría y los elementos nos narran la información de un suceso, identidad de personas, colectivos, linajes de familia, etc.                       
Entre las labras simbólicas representadas, se encuentra la labra Mariana de la Jarra y las Azucenas, recordándonos a San Fernando ( Regimientos al Servicio de N.S. María), junto al escudo de armas del Caballero Zúñiga; además de dos labras gemelas, compuestas por cuatro pétalos circunscritos que simbolizan al Caballero Cristo. Labras, que a su vez arropan al símbolo de la Señal del Cielo. En el centro, se encuentran una Cruz con Esferas, una Luna, un Sol, y unas estrellas; que en su conjunto simbólico, representa a Santiago Apóstol. El escudo de armas del Caballero representado, pertenece al linaje Zúñiga; el cual participó en la Batalla de las Navas. Posteriormente, continuó en el regimiento del Rey Fernando III el Santo. Este linaje estuvo unido a la Orden de Santiago.
Toda la información que aportan las labras de dicho inmueble, indican que es la antigua Encomienda de la Orden Santiago en la Plaza Militar de Vilches; la cual se encuentra junto a las Encomiendas de las Órdenes de Calatrava, Temple y Hospital.


PORTADA DEL LIBRO EDITADO POR LA ORDEN DE CABALLEROS Y BALLESTEROS DE LA SANTA VERA CRUZ DEL REY FERNANDO III

 
 
 
Artículo publicado en el libro

 
 
Artículo publicado en el libro

 
 
IMÁGENES TOMADAS DE LOS PROCESOS DE RESTAURACION




 
 
ESCUDO DE ARMAS ANTIGUO DE LOS LINAJES ÁVILA Y ZUÑIGA